ALUCINÓGENOS

Se llama alucinógenos a cierto tipo de drogas que, en dosis no tóxicas, causan alteraciones profundas en la percepción de la realidad del consumidor.

Bajo su influencia, las personas ven imágenes, oyen sonidos y sienten sensaciones muy distintas a las propias de la vigilia. Algunos alucinógenos también producen oscilaciones emocionales rápidas e intensas.

En su aspecto negativo, en muchas ocasiones producen confusión mental, pérdida de memoria o desorientación en la persona, de espacio y de tiempo. Son sustancias que provocan estados alterados de conciencia que afectan a la percepción (alucinación) y varían la noción de la propia identidad.

Sus efectos son muy variables, dependiendo tanto de la dosis como de las expectativas del sujeto y el ambiente que le rodea durante la experiencia. Cuando, por una razón u otra, el balance de la experiencia resulta desagradable para el sujeto suele hablarse coloquialmente de "mal viaje".

Los alucinógenos producen sus efectos interrumpiendo la interacción de las células nerviosas y el neurotransmisor serotonina. Distribuido por el cerebro y la médula espinal, el sistema de serotonina está involucrado en el control de los sistemas de conducta, percepción y regulación, incluyendo el estado de ánimo, el hambre, la temperatura corporal, el comportamiento sexual, el control muscular y la percepción sensorial.

Algunos alucinógenos antes de llegar al proceso anteriormente descrito pierden un radical en su molécula: tal es el caso de la psilocybina, contenida en los hongos del género psilocybe, que una vez dentro del cuerpo pierde un radical fósforo para de este modo convertirse en psilocina, que al parecer es la sustancia que libera los mecanismos en el sistema nervioso.

Los alucinógenos se vienen utilizando desde la antigüedad, han formado parte de rituales y ceremonias religiosas; si bien en la actualidad muchas personas las prueban, también es cierto que voluntariamente deciden no continuar consumiéndolas o de hacerlo lo hacen de forma muy esporádica. ¿Pero qué sabemos de los efectos de las drogas alucinógenas? ¿Son mortales? Veamos un poco más sobre el tema.

Entre los más conocidos tenemos:
Setas alucinógenas

La psilocibina se encuentra presente en 190 especies de setas comestibles, a veces junto con triptaminas psicoactivas.

El efecto de consumir una seta con psilocibiba dura de 3 a 7 horas según la dosis ingerida, aunque también influye la forma de asimilar de la persona y cómo se haya preparado la sustancia.

Dependiendo de ésta pueden sentirse diferentes efectos como visiones y oír cosas que otros no oyen, pero también puede que no suceda nada.




Fenciclidina 

La fenciclidina es una droga disociativa, en tiempos remotos se utilizaba como anestésico, provoca efectos alucinógenos y neurotóxicos, y también se la conoce como polvo de ángel. 

Una vez consumida, el cuerpo no es capaz de eliminarla hasta pasadas unas cuantas semanas.

Se utiliza líquida o en polvo y muchos rocían hojas de marihuana, meta u orégano ente otras para fumarla. Produce un desorden en el sistema nervioso, ocasionando alucinaciones, taquicardias, delirio y falta de coordinación en los movimientos.

 

 

Éxtasis

Se ingiere con el fin de sentirse alegre, divertirse, y hay quienes también sienten un sentimiento de amor por el entorno. Fue muy utilizada entre los años 80 y 90.

Sus efectos duran hasta 6 horas y pueden producirse ataques de pánico, desorientación, paranoia y psicosis. 

Su ingesta de forma repetida puede provocar problemas de memoria, depresión, ansiedad y trastornos del hígado, riñón y corazón. 

 

 

 

Mescalina

 

La mescalina está presente naturalmente en distintos tipos de cactus. Este alcaloide tiene efectos alucinógenos y favorece una percepción alterada de la realidad. Se presenta en semillas y ha sido muy consumida por nativos americanos en México en sus rituales. Tienes un efecto que se prolonga de 12 a 18 horas.

Su ingesta puede provocar vómitos, dolores de cabeza y ansiedad, taquicardia, diarrea y con frecuencia la persona que la ha consumido se auto-lesiona.

 

 

 

LSD

El LSD es una droga con efectos alucinógenos descubierta por Albert Hofmann. Quienes la consumen observan una realidad distorsionada y doble visión, además de que pueden sucederse que mucho tiempo después de consumida (desde semanas, hasta años o meses) flashbacks, es decir revivir nuevamente la experiencia que se vivencio durante el llamado “viaje”.

En ocasiones, las personas que consumen LSD pueden tener reacciones auto-destructivas.

 

Los alucinógenos afectan a todos los sentidos, pero sobre todo su visión y la audición. Hay quienes perciben las sensaciones derivadas de las drogas alucinógenas como agradables y amorosas, pero también están aquellos que pasan por experiencias verdaderamente terroríficas.

Es importante entender que el consumo de drogas es adentrarse a un mundo que quizás no podemos controlar y del quizá tampoco sepamos cómo salir. ¿Tú qué opinas?

 
  • Tweets